Estudiar de día o de noche


La respuesta, a simple vista, es obvia: depende de ti. Hay gente que prefiere madrugar mucho y aprovechar el dia y hay gente que prefiere levantarse más relajadamente y estirar al máximo las últimas horas del día. 

Por un lado, durante la noche la concentración aumenta, gracias al silencio y la tranquilidad que hay.  Eso si, hay que tener en cuenta los riesgos de no descansar lo suficiente y es necesario tener una zona de estudio lo suficientemente iluminada para no perjudicar la vista durante la noche. 

Por otro lado, durante el día, somos más propensos a distraernos con el celular, la televisión o incluso con nuestros grupos de estudio. Si puedes superar el deseo de dormir la siesta - normalmente, aplacable con una adecuada alimentación al mediodía - la tarde puede ser tu gran aliada. Se suele disfrutar más del descanso y el relax si uno se ha quitado de encima las obligaciones. 

En mi caso, prefiero estudiar de dia, aunque sin madrugar excesivamente ( me levanto a las 8.30 para empezar sobre las 9. Además procuro aprovechar los momentos nada más volver de la academia para para ordenar y subrayar apuntes ya que estas demasiado cansado para estudiar pero tratas de aprovechar aun algo de tiempo (aunque yo canto tarde).

Frase del día:
“Los días pueden ser iguales para un reloj, pero no para un hombre.” - Proust  

Cromoterapia


La cromoterapia, conocida también como la terapia del color, es una técnica empleada en medicina alternativa y es considerada como una pseudociencia. Su objetivo es la curación de ciertas enfermedades a través del uso de colores y reencontrar el reequilibrio interior.

Todo esto para decir que desde que estaba en el cole, me encanta estudiar con colores. Carpetas, cuadernos, subrayadores... todo me ayuda a la memoria fotográfica, y puede que también a reencontrar los equilibrios. Civil azúl, penal rojo, mercantil verde... cada uno tiene su color y es el que utilizo para el archivador y para subrayar.

 Dicen que es una cosa más de chicas, ¿a vosotros tambien os encanta?

Frase del día:
Si usted ve un árbol de color azul, hágalo de color azul. (Paul Gauguin)  

Residencias y colegios mayores para opositores


Ya sea porque vienes de fuera de la ciudad o porque necesitas algo de independencia, hoy vamos a hablar de la opción de vivir en residencias y colegios mayores para opositores. Ante todo aclarar la diferencia clásica respecto a un piso: pues además de habitación con cama y mesa de estudio suelen ofrecer servicios de limpieza, lavandería, comedor... Respecto a las diferencias entre Colegio mayor y residencia, mientras la típica residencia de estudiantes se limita a darte un lugar donde vivir, estudiar, comer y ver la tele, un colegio mayor se preocupa también por darte “una formación cultural y muchas veces moral que complemente los conocimientos adquiridos en la carrera. Normalmente se trata de competiciones deportivas entre colegios, ciclos de cine, obras teatrales, competiciones artísticas y musicales, ponentes famosos, acciones de solidaridad... Suelen disponer también de biblioteca y Zona deportiva. 

 Ante todo te aclaro que yo no lo he hecho nunca, pero cuando le he preguntado a gente que si lo hace, me han dicho que vivir en un colegio mayor facilita el ambiente de estudio y a la vez no impide la comunicación: "La gente estudia, se relaja, encuentra apoyo, y no resulta extraño encontrarse a unos tipos cantando sus temas en el gimnasio". También está la ventaja de que no tienes que preocuparte de cocinar o limpiar. 
Com curiosidad te diré que suelen preparar una ceremonia en la que se otorga la máxima distinción colegial reservada a los aprobados.

 Sin embargo también tiene desventajas: empezando por el precio, pues suelen ser altos, pero también hay que subrayar que en casos se desarrolla demasiada competitividad, todos luchan por ser los mejores y demostrar que hacen todo más y mejor que tu. 

Como anécdota os contaré que me hablaban de un medico de un colegio mayor de opositores que era más psicólogo que otra cosa, ya sabéis que los opositores damos muchas vueltas a las cosas y nos acaba doliendo de todo. Este siempre tenía remedios para todo, obviamente naturales: si te duele la espalda duerme en otra postura, si te duele la cabeza toma una infusión, sal a despejarte... y la mayoría de veces funcionabas, basta pensar en otra cosa para que se te olvide lo que te dolía.

 ¿Cual es tu experiencia como opositor?

Frase del día:
Aquel que encuentra la paz en su hogar, ya sea rey o aldeano, es de todos los seres humanos el más feliz. Johann Wolfgang von Goethe  

Mi primera vez: El día del examen


Resumirlo en palabras es casi imposible pese a que se lo he contado ya a muchisima gente, pero hoy quiero contaros como fue la primera vez que me presenté al ezámen ante el Tribunal.

A última hora del día llamé a la secretaria de la sección de oposiciones para que me confirmaran la convocatoria para el día sigueinte y mis peores presagios se cumplieron: había sido convocada la última del día siguiente, por lo que tenía pocas posibilidades de ser examinada pero tenía que ir. 

 Siguiendo los consejos de mi padre, ese día no madrugué demasiado y aunque la ansiedad no te deja desconectar del todo y no mirar los apuntes, me lo tomé con calma. Había dormido bastante bien y me dí una buena ducha y desayuné tranquilamente. Después repasé algunos de los temas que había elegido como preferidos para que me tocaran. Comí tranquilamente y cogí el bus con tiempo para llegar al lugar del exámen.

Cuando llegúe ya habia otro compañero, el primer convocado para ese día, y poco más tarde llegaron otros dos. Practicamente ya vi que ese dia no me iba a tocar, pero siempre te queda la duda por lo que hay que esperar hasta el último momento. Asi que pasaron los mnutos y las horas entre paseos por el pasillo arriba y abajo y alguna charla insustancial con otros opositores y acompañantes, hasta que por fín la secretaria del tribunal me confirmó que no les daba tiempo a examinarme y me llamarían para el día siguiente, que sería la semana siguiente. El día ya estaba perdido, pero me di un paseo hasta casa para despejarme y coger fuerzas para aprovechar esos dias extra de estudio.

Ahora si había llegado el día de examen, y repetí la rutina de repaso y tranquilidad. Ese día sería la primera y aún asi estaba tranquila, en parte por mi carácter y en parte porque sabía que para mi era más un ensayo que otra cosa, no llevaba el tiempo suficiente de examen.

Asi que me llamaron, entré en la sala y saqué las bolas con los temas. La verdad es que los que me tocaron no eran ni muy fáciles no muy difíciles salvo uno de los últimos que no me convencía demasiado. siguiendo los consejos de mi preparados en los 10 minutos que te dan para pensar hice un esquema primero de los temas que me parecían más difíciles o que peor llevaba y luego los más sencillos. Asi que sin un segundo de respiro comencé con mi examen.

El tiempo no pasaba, yo hablaba y hablaba y los segundos no pasaban. Cuando al tercer tema vi que no había cumplido con el tiempo previsto en ninguno de los anteriores, decidí levantarme y marcharme con la cabeza bien alta.  

Es difícil de explicar pero para mi llegar a sentarme allí, que me sonaran todos los temas y haber cantado incluso 3, era algo que unos meses atrás me parecía imposible.  Aunque no llegara al final del examen, considero que en este sprint final he aprendido mucho sobre la materia y sobre mi, y para la próxima ya estaré lista para enfrentarme con posiblidades y sin excusas. 

Por supuesto que tengo muchísimas cosas que mejorar y soy consciente de muchos de los fallos que tuve, pero también de que puedo llegar a superarlos. Y por eso tras un merecido descanso, sigo luchando.

Frase del día:
Puedes perder una batalla pero no la Guerra.  

¿Necesitas un KitKat?


Sobretodo durante los primeros momentos de la oposición y en el empujón final antes del exámen, necesitarás aprovechar el tiempo al máximo y notarás como suben los nervios y el nivel de ansiedad. Yo reconozco que al principio, me empeñaba en cumplir exactamente los horarios preestablecidos, casi al segundo, y luego poco a poco aprendes a ver que importa más la calidad del tiempo invertido en el estudio que la calidad. Aún así poco a poco vas aumentando el tiempo de estudio hasta los momentos previos al examen, en la que no haces casi otra cosa que cantar y repasar, apenas comes y duermes. 

 Pues hoy vengo con un consejo que me han repetido mucho últimamente mis preparadores: tomate una pausa cuando lo necesites. Sea porque llevas media hora delante de una hoja sin enterarte de nada, sea porque los nervios te impiden concentrarte... a veces es mejor parar un momento y pensar en otra cosa: darte un paseo, echar un vistazo al móvil, o incluso una pequeña siesta, dedícale el tiempo que necesites a desconectar(sin pasarte). Verás como luego vuelves al estudio con las pilas cargadas y listo para aguantar un rato más. A veces nos obstinamos en darnos de cabezazos contra la pared cuando lo que necesitamos es simplemente eso. A mi me ha venido muy bien a veces, creo que dedicar un tiempo a lo largo del día a pensar en otra cosa es esencial, por eso siempre os digo que salgo todos los días de casa, sea para hacer recados, practicar deporte o simplemente a pasear, y adoro los días de descanso en que hago un miniviajecito. Es esencial poder "tomarte un kitkat" del estudio. Y aunque pensemos que es imposible durante el empujón final, suele hacer más bien que mal.

Frase del día:
De vez en cuando es bueno hacer una pausa en nuestra búsqueda de la felicidad y simplemente ser feliz.  

Becas para opositores



La semana pasada hablábamos de lo que cuesta opositar, y esta he intentado buscar algunos recursos extra. La situación económica actual es difícil tanto para los opositores como para los órganos que conceden ayudas, por lo que no hay muchas becas ni la cuantía es grande, pero siempre viene bien algo de ayuda. En todo caso que quede claro que este post es el resultado de una búsqueda rápida en google, pero si realmente estáis interesados os recomiendo investigar más a fondo teniendo en cuenta las características de vuestra situación personal y vuestra oposición. 

El Ministerio de Justicia ha estado convocando becas para preparar oposiciones para el ingreso en las Carreras Judicial y Fiscal y en los Cuerpos de Secretarios Judiciales, Abogados del Estado, Médicos Forenses y Facultativos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses. Actualmente parecen estar en suspenso, pero espero que se recuperen pronto. El objetivo es atraer a los mejores profesionales, ya que estas becas están dirigidas a todos aquellos aspirantes que tengan un buen expediente académico. Están dotadas con 3.000 euros cada una, para cubrir los gastos ocasionados a los opositores mientras estudian, se abonarán mediante un pago único anual por trasferencia bancaria y no se renovarán automáticamente, sino que en el caso de querer seguir percibiéndola se tendrá que solicitar de nuevo en los siguientes años, con un límite máximo de tres años consecutivos. Las ayudas son para cubrir los gastos de los aspirantes en el proceso de preparación Podrán ser solicitadas por aquellos aspirantes que no estén disfrutando de ayudas o subvenciones para el mismo objeto y que procedan tanto de entes públicos como privados, además de tener la titulación necesaria en función de la carrera y disponer de un preparador o centro especializado en la preparación de las oposiciones. Otros requisitos son no disponer de una renta personal o familiar, si se depende de la unidad familiar, superior a los 50.000 euros anuales, estar empadronado para comprobar la renta del opositor o de la unidad familiar y tener un expediente académico con una puntuación mínima de 1.70 sobre 4.

Junto a esto existen convocatorias similares en las Comunidades autónomas. Por ejemplo el gobierno Vasco ha aprobado la convocatoria, para el ejercicio 2017, de 30 becas destinadas a la preparación de oposiciones a las Carreras Judicial, Fiscal y Cuerpo de Letrados y Letradas de la Administración de Justicia. Esta convocatoria está dotada con 198.000 euros de manera que cada una de las 30 personas beneficiarias, cobrará 6.600 euros. Las becas tienen una duración de un año, a partir del 1 de enero de 2017, y las personas solicitantes deberán contar con un tutor o tutora profesional que además de acompañarles durante su preparación, deberá realizar un informe trimestral sobre su evolución. No podrán acceder a estas becas quienes hayan obtenido la Licenciatura o el Grado en Derecho hace más de 7 años. Además, para la concesión de estas becas se tendrá en cuenta la situación económica, el expediente académico y el conocimiento de euskera entre otros aspectos.

Tambien la academia ADAMS concede 110 becas a personas en situación de desempleo que quieran preparar una oposición. Las ayudas ascienden al 50% de las mensualidades, tienen una duración de 10 meses e incluyen los libros y material de estudio de la oposición.

La Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y el Banco Santander han firmado un acuerdo que os encantará: 30 becas durante un periodo de tres años dirigidas a licenciados en Derecho que vayan a opositar a jueces y no dispongan de los medios económicos para hacerlo. Se darán diez becas cada año y cada una de ellas tendrá una duración de tres años, dando 1.200 euros anuales a los opositores (un total de 3.600 euros).

Frase del día:
Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos en buena posición economica, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada. Mandela  

¿Cuanto cuesta opositar?

 

Algo que no siempre tenemos en cuenta pero es importante es que opositar cuesta dinero. Necesitas haber trabajado o tener un trabajo a tiempo parcial para ahorrar dinero, o lo más frecuente, el apoyo económico de la familia. 

Y es que aunque depende de la formula preparador o academia elegida, la zona... cuesta un dinero que es considerable. También hay que tener en cuenta los costes del temario. Hay que añadir también las tasas del examen, que son una cifra pequeña, pero que hay que abonar para tener derecho a hacer las pruebas (y desgraciadamente no te devuelven nada si suspendes...) 

Y a parte de esto están los gastos habituales de manutención (comida, ropa,...) además de la casa si tienesn que trasladarte a otro lugar. No olvidemos tampoco que necesitas a alguien que te cubra con seguridad social o un seguro privado, pues aunque ya no eres menor, tampoco eres un trabajador que cotice. 

 Vamos que el aspecto económico es algo más a tener en cuenta al ponerse a opositar. Sobretodo si la cosa se alarga, lo cual suele pasar. 

 Pero sobretodo está el tiempo invertido, que no tiene precio.

Frase del día:
¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia. Epicuro de Samos